Monday, December 24, 2007

Que nos llegue la Alegría: La Oda a la Alegría de Beethoven desde Nagano 1998

Para celebrar estas festividades navideñas y del nuevo año 2008 que ya se aproxima, les dejo con la interpretación de la Oda a la Alegría en el acto final de la inauguración de los 18.º Juegos Olimpícos de Invierno de 1998, en Nagano, Japón.

El afamado director japonés Seiji Ozawa condujo la orquesta, los solistas y coro en la Sala de Cultura de la Perfectura de Nagano, mientras que simultáneamente coros en las localidades siguientes representaban los cinco continentes:

Berlín, Alemania - Puerta de Brandenburgo
Nueva York, EUA - sede de las Naciones Unidas
Sydney, Australia - exterior de la Ópera
Beijín, China - Ciudad Prohibida
Ciudad del Cabo, Sudáfrica – playa de la Bahía Falsa (en la costa)

Más de 2000 voces en el estadio de Nagano se unieron al canto universal, y en el centro acróbatas y bailarines presentaban un espectáculo alegórico.

La fecha: sábado 7 de febrero de 1998.

---------- 0 ----------

¡Oh, amigos, no en esos tonos!
Entonemos cánticos más agradables
y llenos de alegría.


Con esas estrofas escritas por Beethoven se introducen las letras de Schiller para la Oda a la Alegría en el movimiento final de su Novena Sinfonía. El gran canto a la alegría y hermandad, y en ocasiones también tomado como un himno a la libertad.

El inmortal canto del genio de Beethoven dejó hace mucho los confines de la música clásica para convertirse en parte de la memoria cultural universal asociada positivamente (afortunadamente la mayoría de las veces) con los ideales que invoca. En Japón es común interpretarla para las celebraciones de nuevo año durante diciembre. En ocasión de la inauguración de la Olimpíada de Nagano el ideal de la hermandad universal, a parte de ser expresado por las estrofas de Schiller, simbólicamente fue representado con la inclusión simultánea de los coros en los cinco continentes y la diversidad racial de los solistas y coros. En adición a eso, fue simbólicamente una muestra del abrazo de Japón al camino de la paz tras su triste historial militarista en la primera parte del siglo XX.

Que nos llegue mucha, pero muchísima y abundante alegría. Ojalá que pueda también arribar el sentimiento de hermandad, nos toque y contagie, y se imbuya en cada persona para ver si la paz – ese estado que siempre ha sido tan elusivo para la humanidad – pueda también llegar a muchos lugares y más seres que hoy, desafortunadamente, no la disfrutan.

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2008.

Disfruten.







Notas
[1] Para dar entrada directamente a las voces, fue deliberadamente eliminada de la interpretación una parte introductoria instrumental que dura normalmente alrededor de seis minutos.

[2] El video completo está dividido en tres partes. La primera es la parte más conocida comúnmente, de cuya melodía se han hecho tantos arreglos, incluyendo el de Herbert Von Karajan para el Himno de Europa (adoptado en 1972).

[3] Fue utilizada una tecnología de punta para corregir las dilaciones en las imágenes y voces debido a la transmisión desde los cinco continentes.

[4] Este evento hubiese pasado sin dudas a ser parte indeleble de mi memoria asociada a esta magna obra de haber presenciado su transmisión en vivo en 1998. Desafortunadamente no fue posible, y no fue hasta recientemente que pude encontrar este video. Me emocionó mucho verlo.

4 comments:

Sol said...

Wow... me gustó! :)

Yel, espero que hayas pasado una bonita navidad y que el 2008 te abrace más fuerte que nunca y te regale lo que mereces.

Un abrazo muy grande, amigo.

YEL said...

¡Muchas gracias Sol! Un grandísimo año 2008 para ti.

Estoy reincorporándome, luego de las festividades y una gripe (ya estoy saliendo a flote).

Muchos abrazos,

Yuan

Geraldina said...

Yuan, que buen Post. No sabía lo del coro simultáneo, y ahora mismo voy a ver (escuchar más bien) los videos..
Saludos,
Geraldina

YEL said...

Hola Geraldina,

Espero que te haya gustado el video de Nagano 1998.

¡Gracias por tu visita acá!

Saludos, Yuan.