Monday, April 28, 2008

El Arca de los Anfibios y 2008 Año de las Ranas - Los anfibios en crisis

I
Introducción


El título no se refiere a un gran diluvio en camino y el plan para recurrir al viejo método de Noé (aunque sí se está implementando una variación de esa idea antigua); ni tampoco a que la rana haya desplazado a la rata en el horóscopo chino.

Está relacionado con una silenciosa crisis ecológica de proporciones catastróficas que ha estado desarrollándose desde hace mucho tiempo.

Desde hace varias décadas la población de los anfibios (ranas, sapos, salamandras, tritones, cecilias o ápodos, etc., que componen toda una clase dentro de la taxonomía de los animales) ha estado declinando rápida y silenciosamente en todos los rincones del mundo donde habitan, a un ritmo muy superior al de las otras especies.

El Arca de los Anfibios (Amphibian Ark – AArk) es una iniciativa global para salvar a las especies amenazadas mediante su crianza en cautiverio, en diversos centros alrededor del mundo, con el objetivo a largo plazo de devolverlas a su hábitat natural cuando las amenazas hayan cesado. El 2008 Año de las Ranas (2008 Year of the Frog) es la campaña publicitaria de concientización y recaudación de fondos que está realizando el AArk.

II
Declive de los anfibios


Alrededor de un tercio de las alrededor de 6000 especies de anfibios se encuentran amenazadas, y 165 especies pudieran ya estar extintas [1, 2], lo que constituye para muchos la mayor extinción de especies en masa desde la desaparición de los dinosaurios hace unos 65 millones de años.

El tema fue resaltado públicamente por primera vez en la comunidad científica en el año 1989, durante el Primer Congreso Internacional de Herpetología (que estudia los reptiles y anfibios) celebrado en Canterbury, Inglaterra, cuando un grupo de científicos reportaron el declive que habían observado en la población de las ranas [3, 4].

Ranas, sapos, salamandras, tritones, cecilias (ápodos), etc., especies que han poblado la Tierra desde unos 360 millones de años están desapareciendo a un ritmo alarmante.

Esta realidad ha permanecido desafortunadamente alejada de la publicidad y del conocimiento del público general, a diferencia de la buena promoción y acogida que han recibido los casos de otras especies más carismáticas: los osos panda, las ballenas, los tigres, los gorilas, los osos polares, etc.

III
Causas del declive


Entre las causas principales del declive de la población de los anfibios se señalan:

  • Pérdida y degradación de los hábitats
    Causadas por los asentamientos y las explotaciones humanos. En este tema se incluye también la fragmentación de los hábitats.

    Representa la mayor amenaza, afectando un 89% de las especies amenazadas [5, 6].


  • Enfermedades
    Varias enfermedades causadas por bacterias, virus, hongos, etc., han sido asociadas al declive.

    La contagiosa quitridiomicosis, causada por el hongo quítrido Batrachochytrium dendrobatidis (Bd), ha estado diezmando y extinguiendo rápidamente la población de los anfibios a un ritmo muy superior a las demás causas. En el medio silvestre no es tratable ni contenible y, al introducirse en una zona, puede llegar a matar en pocos meses hasta un 80% de los anfibios nativos [7].

    Aunque fue solo en el año 1998 que se pudo determinar definitivamente esta enfermedad como una de las principales causas [8], el inicio de su diseminación se remonta a los años 1930, cuando las ranas de uña africana (posibles portadoras resistentes del hongo) comenzaron a ser despachadas desde África al mundo entero para ser utilizadas en las pruebas de embarazos y estudios de laboratorio. El creciente comercio mundial de mascotas y alimentos también ha contribuido a su expansión [7].

    La quitridiomicosis infecta la piel, la cual es un órgano vital con el que muchos anfibios respiran y absorben líquidos. Con los animales cautivos se puede combatir con antimicóticos y calor [9].

    A fines de octubre del 2007 científicos en Nueva Zelanda descubrieron que el potente antibiótico cloramfenicol es capaz de matar al hongo causante de la letal enfermedad. Las pruebas en las ranas tanto con ungüento oftálmico humano como con solución con el cloramfenicol resultaron efectivas. Es un avance significativo aunque quedan todavía reservas con sus posibles efectos secundarios en los anfibios (causa anemia en los humanos), y la imposibilidad de aplicarlo a los ejemplares no cautivos [11, 12].


  • Polución
    Los pesticidas, desechos industriales, metales pesados (plomos), el PCB, las lluvias ácidas, etc., todos afectan a los anfibios, especialmente a las ranas [3, 10]. Las sustancias pueden pasar directamente a los anfibios, o a través del consumo de insectos (en el caso de pesticidas).


  • Cambio Climático
    El aumento de la temperatura puede alterar los ciclos reproductivos de las ranas, aumentar las sequías, inundaciones, lluvias ácidas, provocar una mayor diseminación de los contaminantes, etc.

    Existen también efectos secundarios más sutiles: el incremento de la temperatura puede contribuir a disminuir el nivel inmunológico de las ranas haciéndolas más susceptibles a enfermedades y, al disminuir el nivel de las lagunas, exponer a los embriones a un mayor nivel de rayos ultravioletas, debitándoles también su nivel inmunológico [3].


  • Predadores y especies intrusas
    Los cangrejos de agua dulce, las ranas toros (Rana catesbeiana), los sapos de caña, las ratas, y las truchas son algunos de los animales que han diezmado poblaciones de ranas en los EUA, Australia y Nueva Zelanda [3, 8]. Incluso con la introducción de la inofensiva planta arroyuella (Purple-loosestrife, Lythrum salicaria) se ha observado la invasión del espacio de los humedales por ella, restándoles hábitats a las ranas [8].


  • Sobreexplotación
    Esto incluye a sus usos como alimentos (ancas de ranas, carne de ranas, salamandras, etc.), mascotas, especímenes para investigaciones científicas y fines educativos (disección en laboratorios), fuentes medicinales, e incluso como cebos de pescas [8, 9].
IV
Importancia de los anfibios


Los anfibios han estado en la Tierra desde hace 360 millones de años. Ya estaban aquí antes que los dinosaurios, y han sobrevivido a los tres últimos grandes episodios de extinciones en masa [14]. Actualmente habitan en todos los continentes excepto la Antártida.

Juegan un papel importantísimo en los ecosistemas y la vida de los humanos [3, 7, 13]:
  • Ocupan un importante eslabón en la cadena alimenticia, tanto como presas como depredares.


  • Ayudan a controlar la población de los insectos y otros invertebrados, contribuyendo a controlar la propagación de enfermedades provocadas por los insectos (dengue, fiebre amarilla, malaria, encefalitis, etc.) y los daños a los cultivos.


  • Su piel produce compuestos que se usan en la medicina para analgésicos, antibióticos, estimulantes para víctimas de ataques cardíacos y tratamientos para diversas enfermedades incluyendo depresión, ataques al corazón, convulsiones, Alzheimer y cáncer. La rana de ojos rojos australiana (Litoria chloris) y especies relacionadas, produce una sustancia capaz de prevenir la infección del virus VIH (causante del SIDA).


  • Sirven como excelentes “indicadores naturales” que alertan sobre condiciones ambientes inseguras.

    Por su piel delgada, que les ayuda en la humectación y respiración, son particularmente susceptibles a las sustancias contaminantes. La vida bifásica de las ranas (desovan y se desarrollan como renacuajos en el agua, y viven como adultos en la superficie) también las hace sensible a la polución en ambos ambientes. En consecuencia, juegan un papel similar al de los canarios en las minas de carbón que alertan sobre los gases tóxicos.

    Los efectos que se han observado en los renacuajos y las ranas tanto en estudios como en la naturaleza, productos de la contaminación por la atrazina (un fertilizante), el DDT, el PCB, la dioxina, etc., pudieran ser una alerta a sus posibles efectos similares en los humanos. Entre esos efectos observados están la esterilidad y la feminización. En los humanos se ha reportado en algunas sociedades disminuciones drásticas en la cantidad promedio de esperma en los hombres adultos.


  • Han formado parte de la cultura humana desde hace mucho tiempo, como agentes de buena suerte, elementos culinarios, personajes en cuentos, etc.
V
Esfuerzos para la protección


En el año 2004 fue presentada la Evaluación Global de Anfibios (Global Amphibian Assessment – GAA, ver Resumen [1] y Lista de Datos [2]), resultado del trabajo de casi 600 expertos de 60 países, donde se evaluó por primera vez el estatus de todas las especies conocidas de anfibios. Algunos de sus hallazgos alarmantes fueron: cerca de un tercio (32%) de las especies de anfibios están amenazadas, lo que representa 1896 especies. Aproximadamente 165 especies pudieran ya estar extintas, 34 especies extintas ya confirmadas, una está extinta en la naturaleza, y por lo menos 130 no han sido vistas en años recientes y posiblemente están extintas. Para tener una mejor idea de la gravedad, en comparación “solo” el 12% de las especies de aves y el 23% de las especies de mamíferos están amenazadas [1].

En respuesta a dicha evaluación, en septiembre del 2005 se organizó en Washington, D. C., la Cumbre para la Conservación de Anfibios (Amphibian Conservation Summit) organizada por la Comisión de Supervivencia de Especies (Species Survival Comission – SSC) de la Unión Mundial para la Naturaleza (World Conservation Union – IUCN), el grupo responsable de la famosa publicación anual Lista Roja (IUCN Red List) que presenta el estatus de conservación de las especies del mundo.

Durante cuatro días delegados de 80 países (expertos científicos, académicos, conservacionistas, conocedores de las realidades sociales de las zonas afectadas, etc.) trabajaron para elaborar el Plan de Acción para la Conservación de Anfibios (Amphibian Conservation Action Plan – ACAP [9]).

VI
El Arca de los Anfibios y 2008 Año de las Ranas



Para implementar dicho plan unieron esfuerzos dos filiales de la IUNC – SSC, el Grupo Especialista en Conservación y Cría (Conservation Breeding Specialist Group – CBSB) y el Grupo Especialista en Anfibios (Amphibian Specialist Group – ASG), a los cuales también se unió la Asociación Mundial de Zoológicos y Acuarios (World Association of Zoos and Aquariums – WAZA). Las tres instrucciones pusieron en marcha en septiembre del 2007 el proyecto del Arca de los Anfibios (Amphibian Ark – AArk, url: http://www.amphibianark.org/), involucrando inicialmente a zoológicos y acuarios en unos 35 naciones [15]. La iniciativa es un esfuerzo de colaboración global «para desarrollar, promover y guiar programas de manejo ex-situ, haciendo posible de esta manera la supervivencia a largo plazo de anfibios para los cuales la protección adecuada de sus ambientes naturales no es posible en la actualidad.» La idea es rescatar los anfibios en peligro y colocarlos «en una “custodia de protección” en instalaciones exclusivas para este fin y con las medidas de bioseguridad necesarias. Zoológicos, acuarios y otras instituciones alrededor del mundo mantendrán a salvo y reproducirán cientos de especies asegurando la supervivencia a largo plazo de aquellos anfibios para los cuales su protección en el medio natural no es posible en la actualidad. La esperanza es que esas especies de anfibios rescatadas sean devueltas a su medio natural una vez las amenazas originales hayan sido controladas.» [7]

La campaña 2008 Año de las Ranas (2008 Year of the Frog, url: http://www.2008yearofthefrog.org/) es una iniciativa del AArk para crear mayor conocimiento y consciencia en el público sobre la crisis, recaudar fondos, promover colaboraciones entre diversas instituciones alrededor del mundo, exponer las formas posibles de participación del público en la conservación de los anfibios, generar un interés sostenido a largo plazo sobre el tema, incrementar el interés por la protección de la biodiversidad, e impulsar a la comunidad zoológica a un posición de líder mundial en la conservación [7].

La crisis de los anfibios es un problema de conservación mundial, por cuanto los hábitats de esas especies están repartidos en todas partes del mundo, y los beneficios que proporcionan esos animales potencialmente también llegan a toda la humanidad.

El Arca de los Anfibios y la campaña 2008 Año de las Ranas son dos iniciativas genuinamente globales que fomentarán también la cooperación internacional, involucrando no solo la participación de organizaciones conservacionistas y gobiernos, sino también la participación directa de personas individuales.

El éxito de ambas iniciativas representará una muestra de la capacidad de la humanidad para trabajar en conjunto para enfrentar con éxito los desafíos globales.

Por ello, y por la importancia de la conservación de las especies, y la vital función de los anfibios en el mundo, personalmente exhorto a todos interesarse por el tema, informarse, contactar sus instituciones locales, diseminar las informaciones (incluyendo entre niños y escuelas), influir en sus comunidades y gobiernos, y participar directamente en lo que sea posible. De esa manera nos hacemos un favor a nosotros mismos, a nuestros hijos, al mundo, y a las generaciones venideras.

VII
Informaciones y estadísticas importantes


En el informe Evaluación Global de Anfibios (Global Amphibian Assessment – GAA, ver Resumen [1] y Lista de Datos [2]) del 2004 se indica que la mayor cantidad de especies amenazadas está en América Latina: Colombia (209 especies), México (198), Ecuador (163) y Brasil (110). Sin embargo, el nivel mayor de amenaza se centra en el Caribe: Haití (92%; 46 especies amenazadas de un total de 50), República Dominicana (86%; 31 de 36), Cuba (81%; 47 de 58), Jamaica (81%) y Puerto Rico (72%).

En el caso de la isla la Hispaniola, en la República Dominicana y sobre todo en Haití, la principal causa de la amenaza a los anfibios es la destrucción de su hábitat natural.


Notas y Fuentes
[1] Global Amphibian Assessment, “Summary of Key Findings”, http://www.globalamphibians.org/summary.htm (25 de abril de 2008).

[2] NatureServe, “Global Amphibian Assessment Fact Sheet”, septiembre de 2004, http://www.natureserve.org/library/amphibian_fact_sheet.pdf (25 de abril de 2008).

[3] New Zealand Frog Research Group (NZFROG), “The Amphibian Extinction Crisis”, http://www.nzfrogs.org/Amphibian+Extinction+Crisis.html (23 de abril de 2008).

[4] Amphibian Conservation Alliance, “David B. Wake, Professor of Biology and Curator of Herpetology, University of California, Berkeley”, http://www.frogs.org/aboutus/board.asp#David%20Wake (27 de abril de 2008).

[5] Global Amphibian Assessment, “Major Threats”, http://www.globalamphibians.org/threats.htm (26 de abril de 2008).

[6] NatureServe, “Disappearing Jewels: The Status of New World Amphibians > Executive Summary”, 2004, http://www.natureserve.org/publications/disappearingjewels.jsp (25 de abril de 2008).

[7] Amphibian Ark, 2008 Año de las Ranas, Guía Informativa Global, http://www.amphibianark.org/Global%20InfoPack%20CD%20Aark/YOTFGlobalInfoPackinSpanish[1].pdf (25 de abril de 2008).

[8] B. E. Young, S. N. Stuart, J. S. Chanson, N. A. Cox, y T. M. Boucher, Disappearing Jewels: The Status of NewWorld Amphibians, Arlington, Virginia : NatureServe, 2004, http://www.natureserve.org/publications/disappearing_jewels.pdf (25 de abril de 2008).

[9] C. Gascon, J. P. Collins, R. D. Moore, D. R. Church, J. E. McKay, y J. R. Mendelson III (eds.), Amphibian Conservation Action Plan, Gland, Suiza y Cambridge, Reino Unido : IUCN/SSC Amphibian Specialist Group, 2007, http://www.amphibians.org/newsletter/ACAP.pdf (24 de abril de 2008).

[10] AmphibiaWeb, “Worldwide Amphibian Declines: How big is the problem, what are the causes and what can be done?”, 12 de marzo de 2008, http://amphibiaweb.org/declines/declines.html#factors (24 de abril de 2008).

[11] Kim Griggs, “Frog killer fungus 'breakthrough'”, BBC News, 30 de octubre de 2007, http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/7067613.stm (27 de abril de 2008).

[12] Eric Wagner, “Eye Ointment for Frogs”, Conservation Magazine 9, no. 1 (Enero-Febrero 2008), http://www.conbio.org/CIP/article10824.cfm (26 de marzo de 2008).

[13] Amphibian Ark, “Los Anfibios como indicadores de salud ambiental y su contribución a la humanidad”, http://www.amphibianark.org/Spanish/indicators.htm (27 de abril de 2008).

[14] Charles Q. Choi, “Greatest Mysteries: What Causes Mass Extinctions?”, Live Science, 8 de agosto de 2007, http://www.livescience.com/strangenews/070808_GM_mass_extinctions.html (16 de marzo de 2008).

[15] Kyodo News, “'Amphibian Ark' project launched”, Japan Times online, 12 de septiembre de 2007, http://www.amphibianark.org/Press%20coverage/JapanTimesonlineSept12.pdf (25 de abril de 2008).

[16] Emma Marris, “Bagged and Boxed: It's a Frogs Life”, Nature News, 26 de marzo de 2008, http://www.houstonzoofrogs.com/en/art/?30 (1 de abril de 2008), url original: http://www.nature.com/news/2008/080326/full/452394a.html.

[17] EDGE (Evolutionarily Distinct and Globally Endangered species), “EDGE Amphibians”, http://www.edgeofexistence.org/amphibians/default.php (28 de abril de 2008).

Imágenes
Afiche de EAZA (European Association of Zoos and Aquaria – Asociación Europea de Zoológicos y Acuarios)
http://www.amphibianark.org/images/EAZA_E_1_Seite_1%20(2)%20poster.jpg
Logo YOTF (Year of the Frog – Año de las Ranas) en español
http://www.amphibianark.org/images/aa%20logo%20Espanol%20w.tag.sp..jpg

2 comments:

Franziska said...

En "Il corriere della sera", hace algunos meses, me llamó la atención lo que yo consideré que era una noticia curiosa.

Se solicitaban voluntarios para salvar a "las ranas enamoradas". De la lectura del artículo, se llegaba a la conclusión que, en la época de celo, las ranas, para dirigirse a un determinado lugar, se atrevían a atravesar la autopista y era evidente que este viaje producía una gran mortandad.

No recuerdo la zona exacta de Italia, aunque creo que era en el norte. En la autopista, se podía ver una señal de peligro: "Precaución: zona de travesía de anfibios".
Era una llamada de atención. Precisamente poniendo de relieve que su zona había sido invadida por la autopista. Se pedía que se abrieran pasos subterráneos para que pudieran cumplir con su ciclo vital sin poner en riesgo su vida.

Confieso que mis primeros y apresurados pensamientos fueron dirigidos a poner en tela de juicio el aparente contrasentido que tenía preocuparse por las ranas en un mundo donde hay tantas miserias que atender. Pero, finalmente, informada terminé comprendiendo el drama que significaba no sólo para la posible extinción de los anfibios sino las consecuencias que puede tener para nosotros.

Como siempre, hay que felicitarte por el trabajo tan completo que nos has ofrecido. Creo que es muy interesante que vayamos tomando conciencia de que todos los seres vivos tenemos un papel importante y que todos somos necesarios.

Saludos cordiales.

Sol said...

Qué entrada tan completa! Wow! Los anfibios, como el resto de criaturas vivientes, son seres increíblemente maravillosos. Es una pena tener la certeza (porque yo la tengo...) que muchas especies que hoy conocemos van a desaparecer en un futuro no muy lejano. Qué está pasando con las abejas? Andan desapareciendo también, te enteraste? Y ella polinan (así se dice en castellano? Qué verguenza...) un tercio de los alimentos que consumimos. Qué tristeza.

Un abrazo Yel, un placer venir a leerte.